jueves, 22 de diciembre de 2016

Tertulia con Curro Díaz: “El toreo debe ser alto, derecho y encajado, como la letra”

Ayer miércoles 21 de diciembre, la Tertulia Taurina “El Porvenir” tuvo el honor de recibir a uno de los toreros de mayor personalidad del escalafón y, sin duda, uno de los triunfadores de la pasada temporada y al que siempre espera el aficionado: el linarense Curro Díaz, que estuvo acompañado por Mariano García.
Desde sus inicios en Linares, cuando de su padre heredó la afición (aunque éste sólo llegó a debutar con caballos, ha sido su acompañante permanente), su referente principal fue su paisano José Fuentes, al que observaba ensimismado torear de salón. Ahí le inculcó su padre cuál debía ser su concepto del toreo, como las letras al escribir: “Altas, derechas y encajadas”. Y lo ha conseguido, no se puede definir mejor su tauromaquia.
Linares, crisol de culturas por su historia vinculada a las minas y por recibir gente de todos los lugares y costumbres, ve reflejado este hecho en las artes, y principalmente en el flamenco (guitarristas, cantaores, bailaoras...) y en los toros (Víctor Quesada, Paco Moreno, José Fuentes, Palomo Linares, Curro Vázquez...).
El de Linares, pese a tener el sello de torero artista, se ha curtido en su dilatada carrera matando infinidad de corridas duras y haciéndoles el toreo. Sus primeros años fueron de duras pruebas por el temido Valle del Tiétar o por Francia. Este año año, por ejemplo, ha triunfado con victorinos, en Almería por ejemplo, o ha indultado a “Plebeyo” en Calasparra.
En esta su mejor campaña pasó el peor momento de su vida profesional la tarde del malogrado Víctor Barrio. Y cómo al día siguiente le echó arrojo y cumplió una papeleta durísima en Pamplona...
También jalonan la extraordinaria temporada realizada por Curro sus otros encuentros con toros de Victorino Martín en Logroño o Bilbao. Y también, claro, tardes en Linares, Dax, Vic-Fezensac o Azpeitia (precisamente ahora el Presidente de la Comisión Gestora de esta Feria, Joxín Uriarte, es el actual apoderado del diestro linarense). 
Curro Díaz vive en Sevilla, ciudad que le inspira, le motiva y le llena. Se pierde por sus rincones, pasea, medita. Se encuentra feliz compartiendo vivencias con los profesionales que aún guardan la esencia del toreo sevillano: por ejemplo, Rafael Torres, del que contó que al día siguiente de triunfar en Madrid, volver a Sevilla y reanudar los entrenamientos diarios en El Vizir, viéndolo torear de salón entrenando y enseñando a chavales, fue incapaz de coger los trastos y se sentó a disfrutar de lo que estaba viendo...
En contra de lo que muchos detractores de la fiesta piensan, se gana juventud en el toreo, no se pierde, por todo lo que aporta a la formación de los niños que sueñan con ser matadores de toros. 
Afirma Curro Díaz que a los artistas, cuando nacen, Dios le pone la mano encima; Sucede en todas las disciplinas artísticas y también, cómo no, en el toreo, y eso se aprecia dentro y fuera de la plaza en aquellas figuras que lo tienen: Curro Romero, Paco Camino, Diego Puerta... y lo expresó con una frase antológica: “Si eres torero, te pones una mierda encima y te sienta bien...” 
La cornada de un toro de Salvador Domecq en Sevilla en 2011 supuso un antes y un después en su carrera por lo que le supuso de sacrificios para poder volver a torear, pese a haber asumido que tenía que tirar la toalla y abandonar la profesión por las secuelas que le acarreó en la pierna y el pie derecho.
Curro se confiesa un torero disciplinado en el entrenamiento diario, confesando incluso que pierde el tacto si un día no coge la muleta y que la vida de un torero de ser vista a largo plazo, no sólo en unas pocas temporadas, como artistas que son, citando los ejemplo de Espartaco o Paco Ojeda.
Es partidario de las retransmisiones taurinas, viviendo como vivimos en esta sociedad tecnológica, lo que aprovechan otros espectáculos o el fútbol. No tiene sentido negarse a la televisión en los toros porque lo que no sale en TV, no existe.
Y Madrid, siempre Madrid, presente en su trayectoria: los triunfos a lo largo de casi 20 años de alternativa con toros de Cuadri, del Cura de Valverde, de los Recitales... o los recientes de 2016 con toros de Gavira y un sobrero de Torrealba el Domingo de Ramos y con la durísima corrida de El Puerto de San Lorenzo en la Feria de Otoño, mano a mano con José Garrido, uno de los festejos del año sin duda por valentía, disposición y clase de los toreros (ojo, con este mismo cartel, presumiblemente, se iniciará la temporada 2017 en Las Ventas). 
Foto de familia: De izquierda a derecha. De pie: Ignacio Tallón. Juan Manuel Pérez, Román Fernández, Antonio Alfonso, Juan Miguel Pereda, Mariano García, Javier Valderrama y Manuel Rueda. Sentados: Ignacio Gómez-Pando, Manuel Lara, Curro Díaz, Fernando Vera y Carlos Arenas.